miércoles, 20 de marzo de 2013

Hospital Guillermo Rawson



Desde su fundación en el año 1868 hasta la actualidad

Prólogo:

            La siguiente reseña histórica se ubica en el presente para retrotraerse a 145 años de acontecer porteño, reencontrándonos con el inesperado devenir de la historia argentina, organizándola en un tiempo cronológico pero a la vez deconstructivo de la expectativa evolucionista, para así entender finalmente el vaciamiento de lo público a través del discurso oficial. Podrán leer el auge y decaimiento de un hospital que durante más de cien años gozó del reconocimiento y del prestigio mundial, para llegar a un presente símbolo de la decrepitud municipal, cueva de forajidos sindicales y centro de mega negocios inmobiliarios que despiertan el agudo interés de la gestión de turno. Nos encontramos en un territorio liberado a la suerte de los que lo ocupan: base operativa del gremio SUTEGBA, enfermo y estridente resonar de los traidores de Gleyzer, simples burócratas actualizados de aquellas nefastas 62 organizaciones sindicales.


Parte I:
Del crepúsculo al amanecer:

1)      Período Pre-positivista

      Durante la Guerra de la Triple Alianza la cantidad de heridos que se trasladaban a Buenos Aires para ser curados superaban la capacidad de atención hospitalaria de la ciudad. José C. Paz, a través de la publicación “El inválido argentino”, y junto a Guillermo Rawson, Leandro N. Alem, Amancio Alcorta, Juan María Gutiérrez, Aristóbulo del Valle, José Mármol, entre otros, comenzaron a organizar una colecta pública para que los vecinos y familias pudientes aportaran a la doliente causa de los mutilados de guerra. Y mediante la donación de un terreno cercano a la Plaza Constitución se fundó en 1868 el Hospicio de los Inválidos Militares, centro de atención inmediata a los heridos de guerra. Debido al éxito de la recaudación, José C. Paz se motivó para organizar a un grupo de universitarios con la finalidad de asistir  especialmente a los combatientes mutilados. Pero habiendo en la ciudad una necesidad hospitalaria imperiosa, pocos años después, el hospital de los Inválidos Militares pasó a atender todas las enfermedades de los porteños.
      Luego de 20 años de tareas asistenciales y con una estructura en constante crecimiento, cambió el nombre a Hospital mixto de Inválidos, y dos años más tarde, pasó a llamarse Hospital Guillermo Rawson, en reconocimiento al respetado médico. Ya en 1894 las sucesivas ampliaciones lo convirtieron en el hospital más grande de la Ciudad de Buenos Aires, que comenzó a adquirir fama quirúrgica como uno de los centro de mayor prestigio en el país.


2)      Período de esplendor positivista. El Hospital Escuela.

            Fue en el año 1887 cuando el doctor Andrés F. Llobet, precursor de la cirugía neurológica en la Argentina, fue nombrado Jefe de Sala de Cirugía. Y por su vocación docente fue asignado como Profesor Libre de Clínica Quirúrgica. Comienza a allanar el camino para que al poco tiempo nazca la “Escuela del Rawson”. Ante la muerte del Dr. Llobet en 1907, esta iniciativa fue continuada por el Jefe de la Sala 11 de Cirugía, el Doctor Feliciano Prando, discípulo de Ignacio Pirovano. Prando, quien había sido formado por Llobet, amplió su labor docente durante los casi 30 años que estuvo al frente del servicio.
            Y fue en 1914 fue cuando el Hospital Escuela Rawson se convirtió en el escenario donde se produjo la primera transfusión de sangre del mundo, realizada por el Doctor Luis Agote.
            Fue en ese mismo período, en el año 1913, cuando el Doctor Enrique Finochietto fue nombrado Jefe de Cirugía de la Sala VI. Su actividad pedagógica adquirió regularidad en el año 1927, cuando en su Servicio educaba didácticamente junto a la atención del enfermo. Pocos años después, se une al equipo su hermano Ricardo, estableciéndose juntos en la tarea médica del Pabellón 9.
            Fue en 1937 cuando Ricardo Finochietto viajó a Estados Unidos para visitar la clínica quirúrgica de Frank Lahey, e inspirado en el sistema de educación abierta comenzó a preparar material de enseñanza, dando así el primer paso hacia la creación de la Escuela Quirúrgica de Graduados. Se trataba de Ateneos Clínicos Quirúrgicos, donde se discutían diagnósticos y resultados de intervenciones programadas, presentación de casos, lecciones prácticas de Patología y Clínica Quirúrgica.


3)      Peronización del Hospital Rawson

      Los hermanos Finochietto fueron recién reconocidos oficialmente en 1949. El Decreto establecía: “Autorízase oficialmente el funcionamiento en el Servicio de Cirugía General y Neurológica Pabellón 2 Sala 6 del Hospital Rawson, del que es titular el Profesor Ricardo Finochietto, de una Escuela Quirúrgica Municipal para Graduados a cuyo cargo estarán las aludidas Sesiones Quirúrgicas que se realizan en la actualidad bajo la dirección del mencionado Jefe de Servicio a quien se designa, con carácter honorario, Director de dicha Escuela.”
Y si bien en un comienzo Ricardo Finochietto se había opuesto al naciente movimiento peronista, fue a fines de los años cuarenta, cuando cambió de parecer al notar que el nuevo régimen empezaba a apoyar abiertamente todas sus iniciativas. Fue en 1950 cuando un nuevo decreto reglamentó la organización de la dirección y los profesores, de los cursos de las especialidades quirúrgicas en Radiología, Anestesiología, Enfermería y también el régimen de enseñanza.
            Además que en mayo de ese mismo año renunció Oscar Ivanisevich como médico de cabecera de Eva Perón y fue reemplazado por Finochietto. Pero dado que el cáncer de útero que afectaba a Eva Perón no era de su dominio disciplinar el caso fue puesto a cargo del Doctor Jorge Albertelli y del cirujano George Pack del Memorial Sloan Cancer Center de Nueva York. Finochietto, conociendo su limitación en la enfermedad de Eva solo integró el equipo de operación como hombre de confianza.
            Tras la muerte de Eva continuó recibiendo el apoyo del gobierno del General Perón, el cual lo designó jefe de los servicios médicos de la Fundación Eva Perón, debiendo hacerse cargo de supervisar la instalación y organización de los grandes hospitales construidos por la Fundación, al frente de los cuales Finochietto ubicó como jefes del servicio de cirugía a sus principales discípulos. Dicho apoyo le permitió también trasladar al resto del país la Escuela Quirúrgica del Rawson.
            Y fue en el año 1953 cuando se produjo la cumbre del Hospital escuela. Finochietto inició el dictado del "Curso de Cirugía Básica" en el que los médicos cursaban rotando por los distintos sectores de la Escuela, asistiendo a los cursos de actualización, a sesiones quirúrgicas, clases de técnica operatoria, estudio de idiomas, realización de resúmenes de trabajos, trabajo en archivo, estudio de cuadernos de técnicas, clases de dirección del quirófano y visitas a otros servicios calificados.

4) La cola del cometa Haley: la estela del envión peronista

            Al caer el gobierno de Perón, tras el golpe de Estado de la autoproclamada Revolución Libertadora en septiembre de 1955, Finochietto fue expulsado de los cargos de la Fundación y del Hospital Rawson. Y aunque la escuela siguió funcionando, e incluso en el año 1956 se amplió la Sala 5 de Cirugía y en diciembre de 1961 se efectuaron mejoras edilicias, Finochietto debió continuar con su profesión como cirujano y docente en el ámbito privado.
            En abril de 1972, al cumplirse 10 años de la muerte de su creador, la intendencia de la Ciudad de Buenos Aires otorgó el nombre de Ricardo Finochietto a la Escuela Quirúrgica Municipal para Graduados del Hospital Rawson. En 1975, se amplió el área en que la escuela funcionaba, integrando a la misma las Salas XV, XX, XXI y las dependencias del Pabellón Olivera.



Parte II:
El ocaso: Del Hospital-escuela al Hogar de ancianos.

1)      Los milicos y el vaciamiento

            En 1978, fue desactivado y clausurado, por consejo de la Secretaría de Salud Pública de la Intendencia de la Ciudad de Buenos Aires, el Hospital General de Agudos Dr. Guillermo Rawson, luego cerrado definitivamente ese mismo año con el argumento de que existía una oferta médica sobredimensionada en la ciudad. Tras el cierre definitivo, la escuela traslada su Sede al Hospital Argerich. Y en 1984, se reubica en el Hospital Ramos Mejía, donde aún hoy continúa funcionando en la Sala 7. Quedan sepultados más de 100 años de esfuerzo científico.


2) La era de los negocios del macrismo y de SUTEGBA

                             “¿Saben por qué en el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad los sueldos son tan bajos?, porque a SUTEGBA le conviene que todo siga igual. Le ofrecimos incentivos y premios, cobrar presentismo y un adicional por mejor desempeño. Pero ellos sugirieron no cambiar nada para que no haya controles y que quede todo como está, es el sindicato de la chatura.”
(Año 2013. Micrófono oculto en la oficina de Ignacio Girado, Director General de Economía Social en la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Ubicada entre la intersección de las calles Pavón y Entre Ríos)

            Tras el cierre del Hospital Rawson, en el mismo frondoso parque, se inaugura el Hogar de ancianos que cínicamente reconoce a la misma personalidad: Hogar Guillermo Rawson. Con el tiempo se inauguran en los saqueados pabellones el CESAC 10, el Centro Medicina laboral, estacionamientos y oficinas del BAP. El silencio es salud: quietud y senilidad.
            Hoy, en este hermoso y estancado predio, y desde hace aproximadamente diez años, funciona la parte más dinámica del Área de Atención Inmediata a personas en situación de calle, más conocido como BAP (Programa Buenos Aires Presente). El sindicato que nuclear a los trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social es SUTEGBA. Gremio que en el inicio del período Kirchnerista era catalogado peronista, pero hoy mediante sucesivos acuerdos se convirtió en aliado estratégico de la gestión partidaria del PRO. El hermoso parque que transmite paz durante el día, por la tarde se transforma en la oficina de negocios gremiales, y por la noche guarida y aguantadero de las barras de choque del gremio SUTEGBA. Compuesto y engrosando las líneas de afiliados con amigos, familiares, punteros de la villa 21 de Barracas, premiados de los grupos de choque o barras del Club San Lorenzo. Un espacio liberado por la gestión PRO a cambio de que se mantenga los sueldos mínimos en el Ministerio.
            Aunque la gestión partidaria del PRO parece retirase del predio, negocia y no cede todos sus negocios. Sigue con su política descentralizadora de las dependencias públicas de la Ciudad de Buenos Aires para construir un centro cívico en el sur de la Capital Federal. Busca desde el inicio de su gestión utilizar los valiosos parques del Hogar Rawson, para que junto con los terrenos aledaños del Hospital para adolescentes Tobar García y los fondos vecinos del Hospital Borda pueda revalorizarse el subvaluado barrio sur y cotizar esta zona de valiosísimos parques en un cuantioso negocio inmobiliario. Interesante propuesta que posiblemente pueda compartirse con la ya instalada burocracia sindical de SUTEGBA.
            ¿Saben cuántas veces se suicidarían José C. Paz, Guillermo Rawson, Llobet, Agote y los hermanos Finochietto si vieran cómo se desmantela día a día lo que fue el Hospital escuela más prestigioso del país? No me cabe ni la menor duda que hasta al mismísimo anarquista Di Giovanni le daría pena en no poder asaltar la caja de esta saqueada institución.


                                                                          El Rufián




2 comentarios:

  1. Hace 79 años y 8 meses, el 4 de junio de 1934, nací en el Hospital Rawson. Mis padres vivían en San Telmo y aunque luego nos mudamos de la zona, siempre escuché con orgullo las maravillas que mi madre (española) me contaba del Hospital Rawson. Hace pocos años que empecé a "notar" que nadie hablaba ya del HOSPITAL Rawson y por esas cosas de querer saber qué había pasado, comencé a averiguar pero nunca encontré respuestas que me aclararan. Por razones personales frecuento Barracas y de pura casualidad, viajando en el colectivo 25 ví EN TODO SU "ESPLENDOR", el Moyano, el Borda y ohhhh.... el RAWSON!!!!!!!! Solamente diré lo siguiente: Hubiese preferido 1000 veces no haber pasado por allí, olvidarme del lugar en que nací y desear que todas las personas que deban estar en esos lugares no se den cuenta ni dónde ni porqué están allí. Asco de autoridades que han llevado a esa zona de terror y de vergüenza para una ciudad que se precia de "europea". Ojalá Dios ayude a quienes están obligadamente allí y a mí me resguarde para no morir en el lugar en que nací.

    ResponderEliminar
  2. mi nombre es gladys, quiero averiguar ,sobre mi abuela paterna que sé fue una
    de las primeras enfermeras diplomadas que hubo en el pais, estudio en el hospital rawson y quisiera averiguar en que años fue si alguien puede ayudarme gracias

    ResponderEliminar